Pensamientos de María de SS. Benedicto XVI

“a Jesús por María, porque hay que respetar el plan divino” Cardenal Mercier.

A Jesús siempre se va y se "vuelve" por María. San Josemaría Escrivá de Balaguer

A María, nuestra Madre, le demostraremos nuestro amor trabajando por su Hijo Jesús, con Él y para Él. Madre Teresa de Calcuta

«A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace muy devoto de la Virgen María»  San Luis María Grignon de Monfort

Acuérdate, acuérdate, dulce, escogida Reina, que tienes de nosotros, los hombres pecadores, toda tu dignidad. ¿Cómo te llamarías Madre de la gracia y la misericordia a no ser por nuestra miseria que necesita de gracia y de misericordia.  Miguel de Unamuno

Alabadle, hijas mías, que lo sois de esta Señora verdaderamente; y así no tenéis para qué os afrentar de que sea yo ruin, pues tenéis tan buena madre. Imitadla y considerad qué tal, debe ser la grandeza de esta Señora y el bien de tenerla por patrona. Santa Teresa de Jesús

Amad, honrad, servid a María. Procurad hacerla conocer, amar y honrar por los demás. No sólo no perecerá un hijo que haya honrado a esta madre, sino que podrá aspirar también a una gran corona en el cielo. San Juan Bosco

Amo a los que me aman, y el que me busca me hallará. Prov 8, 17

Amor, ternura, abnegación, sacrificio, todo esto es madre. Y todo esto es para nosotros María. Mn. Josep Comerma

Antes de morir Jesús ofrece al apóstol Juan aquello más precioso que posee: su Madre, María, quien «a los pies de la Cruz, en Juan, acoge en su corazón a toda la humanidad». Juan Pablo II

Antes de que Jesús viniese al mundo, María era como si fuese un solitario ante la muerte. Ya que sólo Jesús podía darle una compañía digna. Berulle.

Antes, solo, no podías... —Ahora, has acudido a la Señora, y, con Ella, ¡qué fácil! San Josemaría Escrivá de Balaguer

Aquél "conservaba todas las Palabras en su corazón " cf. Sal. 119,11 significa que las vivía. María era totalmente la Palabra, sólo la Palabra. Chiara Lubich

Así como la aurora es el fin de la noche, así el nacimiento de María es el fin de nuestros dolores y el comienzo de nuestro consuelo. R.Deutz

Así como las grandes catedrales dedicadas a nuestra Señora son tabernáculos del Santísimo Sacramento, así brilla María en la Iglesia como su custodia. Zundel

Así como el demonio anda buscando a quien devorar, de la misma manera María anda en busca de quien salvar y a quien dar la vida. San Bernardino

Así como cuando vivía Jesús iba usted, ¡Oh Madre!, con el cántaro sobre la cabeza a sacar agua de la fuente, venga ahora a tomar agua de la gracia y tráigala, por favor, para nosotros que tanto la necesitamos. San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

Bienaventurada María, la mil veces nombrada de distinta manera, porque el Señor ha mirado la humildad de su sierva, y por eso te llamarás, te llamaremos, Señora de la Viña y de la Oliva, del Mar y de la Montaña, del Castañar y del Pino, y del Arroyo y de la Cañada, y de los Azahares y del Romero, de Atocha, del Juncal, del Acebo, del Brezo y del Henar. Tantas cosas sencillas, flores, palabras de cada día del labriego, del pastor, del caminante…  Alejandro Fernández Pombo

Bienaventurada, María!, porque aceptaste el extraño devenir de los acontecimientos en el excelso nacimiento de Nuestro Señor, en la humildad del silencio… Enséñame a no buscar las glorias humanas, sino sólo la de Dios.

¡Bienaventurada, María!, porque, aturdida por haber perdido a tu divino Hijo en el templo, suspiste aceptar la Palabra del Niño, callar y confiar… Enséñame a escuchar, no sólo oír, y callar prudente ante los que, a veces, considero errores ajenos…
Gustavo Villapalos

Bienaventurada te llamo con los hombres y mujeres de mi generación. Cuando tantos creen que esto va mal y que tu Hijo y tú os habéis alejado y sois sólo un recuerdo en el horizonte.

Bienaventurada te llamo con los de hoy, así como somos, con tanta injusticia —como siempre—, pero ganando espacio a los campos sin tanques, y al número de los que se ufanaban de matar al discrepante, ¡incluso en el nombre de tu Hijo! Venancio-Luis Agudo

¡Cantar, María quisiera por qué te amo! Por qué tu dulce nombre me hace saltar de gozo el corazón. Y por qué el pensamiento de tu suma grandeza a mi alma no podría inspirarle temor. Santa Teresa del Niño Jesús

Compare su dolor. Nada hay que se le asemeje. Es su único Hijo, muerto, destrozado por los pecadores. Y a la vista del cuerpo ensangrentado de su Dios, de las lágrimas de su Madre María, aprenda a sufrir resignado, aprenda a consolar a la Ssma. Virgen, llorando sus pecados. Santa Teresa de los Andes

Con el trasfondo de las Avemarías del Rosario, pasan ante los ojos del alma los episodios principales de la vida de Jesucristo. Los misterios del Rosario nos ponen en comunión vital con Jesús a tras del Corazón de su Madre. SS. Juan Pablo II

Con la obediencia de María conquistamos nuestra libertad de cristianos. Miguel de Unamuno

Contemplando a su buena Madre, el enamorado san Bernardo le dice con ternura: "¡Oh excelsa, oh piadosa, oh digna de toda alabanza Santísima Virgen Maria, tu nombre es tan dulce y amable que no se puede nombrar sin que el que lo nombra no se inflame de amor a ti y a Dios; y sólo con pensar en él, los que te aman se sienten más consolados y más inflamados en ansias de amarte!" Glorias de María, San Alfonso María de Ligorio

Con la Inmaculada Concepción de María comenzó la gran obra de la Redención, que tuvo lugar con la sangre preciosa de Cristo. En Él toda persona está llamada a realizarse en plenitud hasta la perfección de la santidad. Juan Pablo II

Confía. —Vuelve. —Invoca a la Señora y serás fiel. San Josemaría Escrivá de Balaguer

Confíe todo a la Ssma. Virgen. Récele siempre el rosario para que Ella le guarde no sólo su alma, sino también sus asuntos. Santa Teresa de los Andes

Cristo está aún muy alto; aparece a los débiles casi inalcanzable. A él se va por María, la humilde y obediente. Miguel de Unamuno

Cuando el Espíritu Santo encuentra a María en un alma, se siente atraído irresistiblemente hacia ella y en ella hace su morada. San Luis María Grignión de Montfort

Cuando el mayor anhelo de toda joven judía, su gloria y su honra, era poder ser la madre del Mesías, María ofreció su virginidad, renunciando así al destino de toda doncella hebrea, al destino de gloria. Y por haber renunciado a ese destino, se lo concedió el Señor. Es el caso más hondo de hallarlo todo por haber renunciado a todo. Miguel de Unamuno

Cuando leo que Ella estuvo junto a la cruz, no leo que lloró allí. Mientras los apóstoles huían, Ella estaba de pie junto a la cruz. Ninguna otra cosa hubiese sido decorosa en la madre de Cristo. San Ambrosio.

"Cuando participe en la Eucaristía, ocupe un lugar bien cerca de la madre de Jesús, allí al pie de la Cruz, donde estaba San Juan. Ella le enseñará como debe ofrecer ese santo sacrificio. Ricardo Zimbrón Levy, M.Sp.S

Cuando sufra, mire a su Madre Dolorosa con Jesús muerto entre sus brazos. Santa Teresa de los Andes

Cuanto la Virgen quiere, lo obtiene, ya que sus plegarias nunca quedan desatendidas. Papa Pío IX

"Dadme un ejercito que rece el Rosario y lograré con el conquistar el mundo". SS. Pío X.

Deberíamos hacer con los pobres lo que hizo María con su prima Isabel: ponernos a su servicio. Madre Teresa de Calcuta

“Di todos los días, alma mía, alabanzas a la Virgen; honra sus fiestas y sus acciones maravillosas- Contempla y admira su grandeza, cuenta la felicidad de la Madre, di la felicidad a la Virgen” San Anselmo

Decimos madre de Dios y lo decimos tranquilamente, con la misma naturalidad con que decimos la madre de Carlos o de Carlota. Sin embargo, esa expresión está reclamando nuestro estupor, incluso cierta resistencia, cierto escándalo. Madre de Dios. En el límite del lenguaje y al borde mismo del absurdo, hemos tenido que hablar así: Dios, que es incapaz de hacer otros Dios, hizo lo más que podía hacer, una madre de Dios. José María Cabodevilla

Dios habla a los hombres a través de esa belleza única llamada María", Madre de Dios y Madre nuestra. SS. Juan Pablo II

 “Dios no se comunica ordinariamente a los hombres, en orden a la gracia, sino por María” Santo Tomás de Aquino

Dios no concede gracia alguna a los mortales sin hacerla pasar por las manos de María. San Bernardo

Dios no nos salvará sin la intercesión de María. San Jerónimo

Dios nos busca a cada uno de nosotros como buscó a María. Tiene una propuesta para nuestra vida. Álvaro Ginel

Dios os salve, María, Madre de Dios. En Vos está y estuvo todo la plenitud de la gracia y todo bien. San Francisco de Asís

Donde no se encuentra nuestra Señora, Cristo se oculta, Dios desaparece, y ya no existe garantía de nada. Dillensberger.

Durante mi vida llegué hasta el ateísmo intelectual, hasta imaginar un mundo sin Dios, pero ahora veo que siempre conservé una oculta fe en la Virgen María. En momentos de apuro se me escapaba maquinalmente del pecho esta exclamación: Madre de Misericordia, favoréceme. Miguel de Unamuno

El amor a nuestra Madre será soplo que encienda en lumbre viva las brasas de virtudes que están ocultas en el rescoldo de tu tibieza. San Josemaría Escrivá de Balaguer

El camino para llegar a Cristo es acercarse a María; los que de Ella huyen no encontrarán la paz. San Buenaventura

El canto de la humanidad es el Magnificat, así como su oración es el Padre Nuestro. Miguel de Unamuno

El mejor culto que podemos dar a María es imitarla en las disposiciones íntimas que vemos en ella y en la práctica de todas sus virtudes. Clemente Arranz Enjunto

El número de las mujeres es incontable como el de las estrellas. De una de ellas, de una humilde doncella hebrea, María, se sirvió Dios para la obra de la redención. Miguel de Unamuno

“El que es muy devoto de María será ciertamente muy amante de Jesús” San Marcelino Champagnat

El Rosario de la Virgen Maria, es una oración apreciada por numerosos Santos y fomentada por el Magisterio. Sigue siendo también en este Tercer Milenio, una oración de gran significado, destinada a producir frutos de santidad. SS. Juan Pablo II

El Rosario, en su sencillez y profundidad, es un verdadero compendio del Evangelio y conduce al corazón mismo del mensaje cristiano. SS. Juan Pablo II

El Espíritu Santo no se encarna en el espacio, pero tiene en María el receptáculo singular y muy particular de su presencia. Pablo Evdokimov

EL nombre de María es la alegría para el corazón, miel para los labios y la melodía para el oído de sus devotos. San Antonio de Padua

"El que quiere de veras parecerse a Jesús, debe imitarle principalmente en el amor a su Padre celestial y a su Madre Inmaculada, en la que quiso revestirse de nuestra humanidad." Beata Savina Petrilli

 “El reino de Cristo no vendrá, si antes la tierra no ha sido cubierta con la sombra fecunda de María” (San Ambrosio)

El Rosario es al mismo tiempo una oración sencilla y teológicamente rica en contenidos bíblicos. SS. Juan Pablo II

El Rosario es de todas las oraciones, la más bella, la más rica en gracias y la que más complace a la Santísima Virgen. SS. Pío X

El Rosario es el mejor de los rezos. San Francisco de Sales. 

El Rosario es una espada llameante y una armadura impenetrable que nos pondrán a cubierto de los más temibles asaltos del mundo, del demonio y de la carne, y nos harán vencedores de todos los enemigos. Beato Alano de Rupe

El Rosario es repasar los misterios del Hijo con los ojos de la Madre. Autor desconocido

El Rosario es unos de los medios más poderosos que tenemos para aliviar a las almas del Purgatorio. San Alfonso María Ligorio

El Rosario propone a todos los fieles cómo se acoge, se guarda y se vive cada palabra y acontecimiento de Dios, en el camino todavía en marcha de la salvación del mundo. SS. Juan Pablo II

El Rosario salva a los cristianos. SS. Clemente VIII

El Santo Rosario es el remedio más conveniente y eficaz para obtener la ayuda materna de la Virgen. SS. Pío XII

En el Rosario he hallado los atractivos más dulces, más suaves, más eficaces y más poderosos para unirme con Dios. Santa Teresa de Jesús

En la Sagrada Escritura encontramos pocas palabras de la Virgen, pero son como granos de oro puro: si los fundimos con el fuego de una amorosa contemplación, serán suficientes para irradiar sobre toda nuestra vida el esplendor luminoso de las virtudes de María. Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein

Es la hora del triunfo de Cristo, por María. San  Alberto Hurtado Cruchaga, S.J 

En la vida cotidiana, María será nuestra educadora, la que nos forme en las virtudes cristianas. Padre Evaristo Sada, LC

Este mundo no nacerá para Cristo sino por María. San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

"En el amor a María, nuestro modelo es Jesús".  Ricardo Zimbrón Levy, M.Sp.S

En el Rosario aprendemos de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor. Juan Pablo II

En Ti, de Ti, por Ti, por tu medio, ¡oh María!, restauró la bondadosa mano del Omnipotente todo cuanto había perecido. San Bernardo

Entre todos los homenajes que se deben a la Madre de Dios no conozco ninguno más agradable que el Rosario. San Alfonso María Ligorio.

Es casi imposible ir hacia Jesús si no se va por medio de María. San Juan Bosco

Es la dulce dependencia de nuestro corazón, sin la cual “el conocimiento de Cristo es sólo especulación” Thomas Merton

Es necesario aprender de la Virgen María, imitando la total disponibilidad con la que recibió a Cristo en su vida. SS. Francisco

Estamos en este mundo como en un mar borrascoso, como en un destierro, en un valle de lágrimas. María es la estrella del mar, el consuelo de nuestro destierro, la luz que nos indica el camino del cielo enjugando nuestras lágrimas. San Juan Bosco

“Figura y modelo de la Iglesia” Conc. Vaticano ll

"Gánese desde esta vida, en el corazón de María, el puesto que quiere ocupar en él durante toda la eternidad. Ricardo Zimbrón Levy, M.Sp.S

He experimentado constantemente en mi vida la presencia amorosa y eficaz de la Madre del Señor; María me acompaña cada día en el cumplimiento de la misión del Sucesor de Pedro. Juan Pablo II

Honra mucho a María. Es tu madre tan buena y cariñosa, que jamás dejará de velar por ti. Santa Teresa de los Andes

Humillémonos diciendo como María: he aquí tu siervo, he aquí tu sierva, Señor, haz de mí lo que quieras. Humillémonos y la Sabiduría eterna bajará a habitar en nuestro corazón. Miguel de Unamuno

Jamás será tenido por buen cristiano quién no reza el Rosario. San Antonio Mª Claret

 "...la bondad divina ha realizado este plan para redimir al género humano: por medio de un hombre, nacido de una sola mujer, a los hombres les ha sido restituida la vida". San Fulgencio di Ruspe

La contemplación de Cristo tiene en Maria su modelo insuperable. El rostro del Hijo le pertenece de un modo especial. Ha sido de su vientre donde se ha formado, tomando de Ella una semejanza humana, que evoca una intimidad espiritual más grande todavía. SS. Juan Pablo II

La devoción a la Virgen es la llave del Paraíso. San Efrén

La devoción a María es la fuente principal de la renovación de la vida cristiana. Pío XII

La devoción a María es señal de salvación eterna. San Bernardo

La devoción a María es señal cierta de predestinación.  Amemos, pues a María, invoquemos a María, honremos y obsequiemos a María Madre de Dios y Madre de mi alma, Madre mía de mi corazón. Autor desconocido

La familia nunca es tan familia como el día de la Madre; la Iglesia nunca es tan Iglesia como el día de la Madre, de la Madre de Cristo y Madre nuestra también... así lo sentimos todos: los indiferentes no menos que los fervientes... El mes de María en todas las Iglesias... esas colas interminables de fieles, de hombres, de gente alejada que siente en su corazón tal día como hoy la nostalgia del hogar. Es la Madre y aquí viene María también como cuando pequeños a descansar en su regazo, ¡qué día de tantas emociones para los hijos; de tantas alegrías en el cielo..., porque en el cielo hay alegrías suplementarias... En verdad os digo que más alegría en el cielo por un pecador... que por tantos... San  Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

La Humanidad ascendiendo a Dios la simboliza María, ascendiendo a Dios ayudada de su gracia; Cristo es Dios descendiendo a la humanidad, a María. Miguel de Unamuno

La Iglesia no existe sin Maria, la Madre de Dios. Su grandiosa y discreta presencia aportará a la nueva teología el auténtico gusto de Cristo y de la fe. Cromazio D'Aquileia

La Inmaculada Concepción de María Santísima: al deseo ardiente de no poner obstáculo entre Dios y mi alma, nada que sea pecado, ni mortal ni venial, ha de tener esta actitud; no por temor, sino por amor a nuestro Padre Dios cuya ley ha escrito Él en nuestras almas y a cuyo cumplimiento nos está cada día invitando con suavidad infinita. San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

La mejor y más agradable devoción a la Virgen María es aquella que practicamos con perseverancia. San Juan Berchmans

La plegaria del Rosario es oración del hombre en favor del hombre: es la oración de la solidaridad humana, que refleja el espíritu y las intenciones de la primera redimida: María. SS. Juan Pablo II

La protección de María es más grande y poderosa de lo que podemos nosotros entender. San Germán

“la salvación del mundo depende del conocimiento que le ofrezcamos de María, y de la confianza en su intercesión que promovamos en las almas” San Alfonso María de Ligorio

La Santísima Virgen enseña que el Santo Rosario es una oración particularmente querida a su corazón tan humilde en apariencia, pero tan llena de su fruto sobrenatural. Cardineau

La Ssma. Virgen es el modelo más perfecto de nuestro sexo. ¿No vivió Ella siempre en una continua oración, en el silencio, en el olvido de lo de la tierra? Santa Teresa de los Andes

La Virgen María es el camino, que nos lleva a la fuente de esperanza, que es Dios mismo. Cardenal Renato Raffaele Martino

La Ssma. Virgen ha sido mi compañera inseparable. Ella ha sido la confidente íntima desde los más tiernos años de mi vida. Ella ha escuchado la relación de mis alegrías y tristezas. Ella ha confortado mi corazón tantas veces abatido por el dolor. Santa Teresa de los Andes

¡La Virgen! El amor a la Virgen es lo único que llena, lo demás…yo no comprendo que haya almas a las cuales la Virgen les sea indiferente y no vivan de Ella, pues se complican mucho la vida. Ven. Teresita González Quevedo

La Virgen ha sido como una iglesia móvil para Jesús y por eso todas las cualidades de la Iglesia se aplican a María. Ella contiene dentro de sí de manera eminente la religión de la Iglesia. Jean-Jacques Olier

La Virgen María ha sido el medio por el cual se unió la naturaleza divina con la humana... Muy acertadamente se la llama mediadora. Miguel de Bolonia

La Virgen María me enseñó que el silencio es acción hecha oración, y que debe practicarse continuamente. Alicia Beatriz Angélica Araujo

La Virgen guardaba estas cosas en su corazón". Toda su vida se puede resumir en estas pocas palabras. Vivía en su corazón, a tal profundidad, que la mirada humana no la puede seguir. Beata Isabel Trinidad

La Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, aquietará tu corazón, cuando te haga sentir que es de carne, si acudes a Ella con confianza. San Josemaría Escrivá de Balaguer

 "...la Virgen se ha convertido verdaderamente en madre de los vivientes mediante la gracia, Ella que era madre de quienes por naturaleza estaban destinados a la muerte"San Pedro Crisólogo

La virtud perfecta es la de Nuestra Señora, y es impío pensar que tuvo dificultad en su castidad, paciencia...... por tanto el mérito no depende de la dificultad sino del amor. San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

Las cuentas del Rosario, son escaleras, para subir al cielo las almas buenas". Autor desconocido

La Iglesia camina en el tiempo hacia la consumación de los siglos recorriendo el itinerario realizado por la Virgen María. SS. Juan Pablo II

Las madres de la tierra no abandonan nunca a sus hijos. Del mismo modo María, que ama tanto a sus hijos durante la vida, con cuánta ternura, con cuánta bondad acudirá a protegerlos en sus últimos instantes, cuando mayor es la necesidad. San Juan Bosco

Le voy a robar las Palabras a María. También yo voy a decir que Sí: <<hágase en mí lo que quieres Tú>>. Álvaro Ginel

Los Padres de la Iglesia primitiva, con mucha razón llamaron a María el “cuello” del Cuerpo Místico de Cristo. La conexión de la humanidad con Cristo se verifica por María, que “profundiza la visión divina” (G.Weigel,S.I.).

Madre, dime, yo te escucho. Martín Breton

¡Madre! —Llámala fuerte, fuerte. —Te escucha, te ve en peligro quizá, y te brinda, tu Madre Santa María, con la gracia de su Hijo, el consuelo de su regazo, la ternura de sus caricias: y te encontrarás reconfortado para la nueva lucha.  San Josemaría Escrivá de Balaguer

María, además de ser la Madre cercana, discreta y comprensiva, es la mejor Maestra para llegar al conocimiento de la verdad a través de la contemplación. Juan Pablo II

María Auxiliadora ha obtenido y obtendrá siempre gracias especiales, y aun extraordinarias y milagrosas, para los que ayudan a dar educación cristiana a los jóvenes en peligro con obras, consejo, buen ejemplo o simplemente con la oración. San Juan Bosco

María en Nazaret es el modelo de las almas sencillas cuya sola grandeza reside en lo interior. Padre Tomás Morales

María es Corredentora en el orden de la salvación. Es medianera en el orden de la gracia. Antoniutti

María es, de los misterios cristianos, el más dulce. La virgen es la sencillez, la madre la ternura. De mujer nació el Hombre Dios, de la calma de la humanidad, de su sencillez.
Miguel de Unamuno

María es el cáliz viviente que llevó a Jesús hecho hostia en su vientre. Autor desconocido

María es el depósito de la gracia, llena de ella, vaso espiritual, vaso insigne de devoción, madre de la divina gracia. Miguel de Unamuno

María es Eva antes del pecado, la humanidad tal como salió de las manos del Creador, antes de que el mundo la hubiese corrompido, la humanidad ideal. Miguel de Unamuno

María es la aurora que precede el surgir del Sol de justicia, Cristo nuestro Redentor. Con el “sí” de la Anunciación, al abrirse totalmente al proyecto del Padre, acogió y tornó posible la encarnación del Hijo. SS. Juan Pablo II 

María es la dispensadora de todas a las gracias y la gracia de nuestra salvación viene por sus manos. San Bernardino de Siena

María es la esclava misteriosa por la cual Dios baja a la tierra y los hombres suben al Cielos. San Fulgencio

María es la “gracia instrumental del Espíritu Santo” A.Pacios, M.S.C.

María es la mujer del Amén a Dios, es la mujer del Sí. J.A. Espinosa.

María, mujer fuerte, atenta y abierta a los planes de Dios
María, de voluntad firme, de corazón grande, de respuesta madura María, confiada en Dios, con capacidad de entrega María, mujer de fe, pendiente siempre de los labios de Dios María, clara como el agua, sin complicaciones ni recobecos María, maestra del silencio, profesora de las palabras válidas.
Autor desconocido

María es como el nudo de la vida cristiana: en ella se concentran las oraciones de los fieles para llegar al Señor y por ella pasan las gracias del Señor para derramarse sobre los hombres.
Miguel de Unamuno

María es para el alma como el oratorio del corazón, para hacer en él todas las oraciones a Dios. San Luis María Grignion de Montfort

María es la humanidad ascendiendo por la humildad y la obediencia, a Dios. Por esto Dios descendió a ella, y en ella, en la humanidad que sube a lo divino, se encarnó Jesús, que es la Divinidad que desciende a lo humano.
Miguel de Unamuno

María es la respiración del alma. Invocarla a menudo es señal de vida. Autor desconocido

María es llena de gracia, Madre de Misericordia. Luego sus hijos, los más pobrecitos y necesitados, hemos de participar más que todos de su gracia y misericordia. ¿Y quién más necesitado que el pecador?. Autor desconocido

María es Madre de Dios, porque de ella nació Jesús, Hijo de Dios. Autor desconocido

María es Madre de Dios y Madre nuestra, Madre poderosa y piadosa, que desea ardientemente llenarnos de favores celestiales. San Juan Bosco

María es mujer « eucarística » con toda su vida. Juan Pablo II, Encíclica  Ecclesia de Eucharistia

María es nuestra esperanza. Martín Bretón

María es nuestra guía, nuestra maestra, nuestra madre. San Juan Bosco

María es nuestra Madre, la causa de nuestra alegría. Por ser Madre, yo jamás he tenido dificultad alguna en hablar con María y en sentirme muy cercana a Ella. Madre Teresa de Calcuta

"María es nuestro modelo, especialmente en su cooperación a la gracia, con que Dios la había enriquecido" Beata Savina Petrilli

María es Profetiza de su propia Bienaventuranza, por eso hoy y siempre veneraremos su gracia divina. Francisco M. Campos Zavaleta

María es un monumento de caridad, maestra de todas las virtudes. Es nuestro modelo. Chiara Lubich

"María estaba llena de gracia, de la misma gracia que también a nosotras nos inunda; vivía de la gracia y por ella se dejaba guiar; la meditaba para comprender su significado, y por todos estos motivos era humilde, casta , fuerte, llena de fe, plena e intimamente unida a Dios en espíritu de adoración; su fidelida d fue inviolable, y su título más augusto, en cuanto al mérito, es el de Virgen Fiel"  Beata Savina Petrilli

María fue concebida sin la menor mancha por la gracia de Dios poderoso porque Dios habiéndola escogido desde toda la eternidad para ser su Madre no ha permitido ni querido que su bendito germen fuera un solo instante mancillado o concebido en pecado. María de Santa Teresa Petyt

María fue elegida entre todas las mujeres para ser la Madre del Redentor y adornada con todas las gracias y privilegios que corresponden a la divina maternidad, como porque María, la esclava del Señor, prestó oído atento a la Palabra del Señor y ordenó su vida en conformidad con aquella divina Palabra. Alfonso Milagro

María fue tan sumisa a la voluntad divina, que por la blandura con que se dejó modelar es llamada “forma Dei: molde de Dios” San Agustín

María quiere la realidad y no la apariencia. San Juan Bosco

María: la más bella música que han podido formar cinco letras. José María Pemán

María le dio la vida a Quien es La Vida. Autor desconocido

María le enseñó a dar los primeros pasos a Quien es El camino. Autor desconocido

María lo contempla, lo acaricia y lo arropa, interrogándose sobre el sentido de los prodigios que rodean el misterio de la Navidad. Su Santidad Juan Pablo II

“María lo ha hecho todo entre nosotros” San Marcelino Champagnat

María, Maestra de oración. —Mira cómo pide a su Hijo, en Caná. Y cómo insiste, sin desanimarse, con perseverancia. —Y cómo logra. —Aprende. San Josemaría Escrivá de Balaguer

María, mulier fortis, pasó su vida diciendo sí al Dios que se fijó en ella y que la eligió para madre de un Dios y hombre verdadero. María, la elegida, iba guardando en su corazón la mirada de su Hijo, y a cada imagen de su retina iba diciendo sí. Sencillamente, sí. Carlos Díaz

¡María no es el centro, pero esta en el centro! San Luis María Grignion de Monfort

María no es una mera ayudante. Es cooperadora y compañera. Participa en el reino exactamente igual a como participó en los sufrimientos del Señor por el género humano. San Alberto Magno

María no hace las cosas sólo a medias. San Juan Bosco

María, no pudiendo crear al hombre ya creado por nosotros, cooperó con nosotros a recrearlo mediante la encarnación de mi Verbo en ella. En consecuencia concurrió a dar la paz haciendo a la criatura capaz de recibir su visión beatífica y su glorificación. Santa María Magdalena de Pazzi

María, nombre de variadas irisaciones al compás cambiante de la vida, aprendido cuando el corazón era limpio, nunca olvidado. Profundo misterio de fe, tan cercano e íntimo, aurora que anuncia el día, causa de nuestra alegría, vida, dulzura, esperanza nuestra ¡oh, santa Madre de Dios!, ¡Ave, María! José Ignacio Tellechea

María nos asegura que si somos devotos suyos, nos tendrá como hijos suyos, nos cubrirá con su manto, nos colmará de bendiciones en este mundo para obtenernos después el Paraíso. San Juan Bosco

María Santísima. La más bella criatura... Objeto toda ternura... pero su misión no es ser Ella el centro culto, sino llevarnos a Cristo y por Él al Padre... San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

María Santísima, Madre de Dios, pasa inadvertida, como una más entre las mujeres de su pueblo.—Aprende de Ella a vivir con "naturalidad. San Josemaría Escrivá de Balaguer

María Santísima, maestra insuperable de contemplación. Juan Pablo II

María Santísima protege a sus devotos en todas las necesidades, pero los protege especialmente en el momento de la muerte. San Juan Bosco

María santísima siempre nos ha hecho de madre. San Juan Bosco

María tiene una dignidad infinita por ser Madre de Dios. Autor desconocido

Mediante el Rosario, el creyente obtiene abundantes gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la Madre del Redentor. SS. Juan Pablo II

Mi espejo ha de ser María. Puesto que soy su hija, debo parecerme a Ella y así me pareceré a Jesús. Santa Teresa de los Andes

“Mirto de templanza, rosa de paciencia, nardo fragante. Valle de humildad, tierra respetada por el arado y abundante en cosechas. Cristo, flor de los campos, el bello lirio de las cañadas, ha nacido de Vos” Salve Mater Salvatoris, obra de Adam de san Víctor, cantada en París en la fiesta de la Asunción

Modelo de cooperación: María como Madre no quiere condecoraciones ni honras, sino prestar servicios. San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

More en todos nosotros el espíritu de María, para que de él recibamos la vida; y permaneciendo en nosotros su espíritu lleve a efecto obras buenas pudiendo vivir de su mismo espíritu. Miguel de San Agustín de Hipona

“Mujer, eres tan grande y tanto vales, que quien desea una gracia y no recurre a ti, quiere que su deseo vuele sin alas”. San Bernardo

Mundo de santos: a eso estamos llamados. Y esa ha sido siempre la misión de María con Jesús, tal vez por eso que su presencia incluso sensible en medio de nosotros se hace cada vez mayor: apariciones, milagros, y ese milagro de ese mar que se mueve bajo su influjo a la invocación de su nombre. San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

Nada igual a María; nada mayor que María sino sólo Dios. San Anselmo

Nadie invocó a María que no haya sido favorecido. De María recibe el cautivo redención, curación el enfermo, consuelo el afligido, el pecador perdón, el justo gracia, el Ángel alegría. San Bernardo

No descansaré hasta haber logrado un tierno amor hacia mi dulcísima Madre María. San Juan Berchmans

No es verdadera devoción a la Santísima Virgen rezarle muchas oraciones, pero mal dichas, sin darnos cuenta de lo que decimos. San Luis Grignon de Montfort

No hay en María dureza alguna, nada que pueda Ella retraernos; es toda dulzura y suavidad. San Bernardo

No hay piedad mariana que termine en María, pero sí rasgo distintivo, por María ir a Cristo y consagración de nuestra vida a María para que Ella la presente a Jesús. San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

No se atemoricen ante la nueva vida que se les presenta, pues siendo hijas de María, la Virgen las cubrirá con su manto. Santa Teresa de los Andes

"Nuestra devoción a María Santísima debe tener este carácter: hacernos semejantes a Jesús, como ella misma era un espejo de la santidad divina" Beata Savina Petrilli

"Nuestra Virgen del Rosario, nuestra divina pastora, por donde quiera que va, todo lo llena de gloria" Dicho popular

Nuestro Señor murió por los paganos que no le conocieron. Su Madre intercede por los Cristianos que no le conocen. Cardenal Newman

Nunca podremos imaginar lo grande que es María! Está toda revestida de la Palabra de Dios. Chiara Lubich

"Oh excelente belleza, oh mujer que eres la imagen de la salvación, potente por causa del fruto de tu parto y que gustas por tu virginidad, por tu medio la salvación del mundo se ha dignodo nacer y restaurar el género humano que la soberbia Eva ha traído al mundo". San Venancio Fortunato

¡Oh María! Quien te mira se queda reconfortado en todos sus dolores, tribulaciones y penas y vence todas las tentaciones. Quien no sepa lo que Dios es, que recurra a ti, ¡oh María! Quien no encuentre misericordia en Dios, que recurra a ti, ¡oh María! Quien no se conforme con la voluntad de Dios, que recurra a ti, ¡oh María! Quien sienta desfallecer, que recurra a ti que eres fortaleza y poder.
Quien se encuentra en una lucha continua, que recurra a ti que eres un mar pacífico . Quien se encuentre en tentación, que recurra a ti que eres madre de humildad y no hay nada que ahuyente tan fácilmente al demonio como la humildad. Que acuda a ti, que acuda a ti, ¡oh María! 

Santa María Magdalena de Pazzi, I Coloquio

¡Oh! ¡Que maravilla de la gracia del Santo Rosario!¡Poder escapar del mundo, del demonio, de la carne y salvarte para el Cielo!. San Luis María Grignion de Montfort

Oigamos a María para que nos enseñe, como hizo con su Hijo Jesús, a ser mansos y humildes de corazón, y de esta manera poder dar gloria a nuestro Padre que está en los cielos. Madre Teresa de Calcuta

Os dejo como mi testamento el rezo del Santo Rosario todos los días. San José de Calasanz

“Paraíso celeste, cedro no tocado por el hierro y que esparce su dulce hálito. En Vos está la plenitud del esplendor y de la belleza, de la dulzura y el perfume” Salve Mater Salvatoris, obra de Adam de san Víctor, cantada en París en la fiesta de la Asunción

Pero, el que ama a María, querrá imitarla en todo, y, como Ella, procurará hacer conocer y amar a su hijo Cristo, marchando al apostolado de las almas, apostolado que se hace hoy más necesario que nunca porque vemos a los países y a los individuos que atraviesan por horribles crisis, religiosa, moral y económica. San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

Pide al Señor cuantas gracias se te ocurran; no esperes alcanzarlas si no media la intercesión de la Santísima Virgen. San Cayetano

Pídele a la Ssma. Virgen que sea tu guía; que sea la estrella, el faro que luzca en medio de las tinieblas de tu vida. Santa Teresa de los Andes

Por eso aunque sea legítimo el acceso directo a Cristo, los congregantes marianos creen interpretar fielmente el pensamiento de Cristo al ir a Él por medio de María y por eso la hacen a Ella centro especial de su culto, de un amor; su acceso a la congregación significa una ratificación expresa de su consagración a Ella como Reina, como Madre, como La Mediadora... San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

 "Por medio de la Virgen Eva entró la muerte; era necesario que por medio de una virgen, es decir, de la Virgen, viniera la vida...". San Cirilo de Jerusalén  

Prescindir de María es cerrar una puerta para la labor, siempre difícil, de descubrir a Dios.  Jaume Camprodón

Proponte como modelo a la Virgen, cuya pureza fue tal, que mereció ser Madre de Dios. San Jerónimo

Pueblo castellano, el frío de fuera nos recoge en casa.
Mi madre y mi abuela rezan el rosario.
Los niños jugamos. La leña crepita en la chimenea,
corean las llamas las avemarías, ronronea el gato.
Se queda María, cena con nosotros.
Llegan los obreros, abren los batanes y las hilaturas, comienza la fábrica y el trabajo diario.
Al son de las máquinas se reza el rosario.
La Virgen sonríe, nos bendice a todos.
María Dolores de Miguel

Qué mujer ha tenido la capacidad de entrega que tuvo María? ¿Qué mujer ha sido por eso más mujer? Se explica que, cuando la novelista Gertrude von le Fort pasa revista a las cualidades específicamente femeninas, acabe en la conclusión de que la perfección de esas cualidades está en María, en quien por eso la Mujer ideal, por la que se pregunta la novelista, ha tenido su realización histórica, única e irrepetible. José María García Escudero

Quien confía en María no se sentirá nunca defraudado. San Juan Bosco

Recitar el Rosario, en efecto, es en realidad contemplar con Maria el rostro de Cristo. Nadie se ha dedicado como Maria, a la contemplación de Cristo. SS. Juan Pablo II

Recorrer con María las escenas del Rosario es como ir a la "escuela" de María para leer a Cristo, para penetrar sus secretos, para entender su mensaje. SS. Juan Pablo II

Recurramos a María y como hijuelos suyos echémonos en su regazo en todo tiempo y necesidad con firmísima confianza: invoquémosla, honrémosla, imitémosla, y tengamos para tan dulce Madre un afecto verdaderamente filial. San Francisco de Sales.

Si estás orgulloso de ser hijo de Santa María, pregúntate: ¿cuántas manifestaciones de devoción a la Virgen tengo durante la jornada, de la mañana a la noche? San Josemaría Escrivá de Balaguer

Si Jesús es el manantial de la vida que vence a la muerte, María es la madre cariñosa que sale al paso de las expectativas de sus hijos, obteniendo para ellos la salud del alma y del cuerpo. Juan Pablo II

Si tienes por delante una tarea difícil, o pesada, pídele a María Santísima que te asista, y verás con que prontitud y perfección la llevas a buen término. Alicia Beatriz Angélica Araujo

Se ha dicho que su brillo eclipsa el de todos los santos, así como el sol, al aparecer la aurora, hace desaparecer las estrellas. ¡Dios mío, cuán extraño es esto! ¡Una Madre que ofusca la gloria de sus hijos! Yo pienso todo lo contrario; creo que aumentará, pero en mucho, el esplendor de los escogidos... ¡La Virgen María! ¡Cuán sencilla me parece debió ser su vida. Santa Teresa del Niño Jesús

Seamos inmensamente gratos a la Virgen. ¡Ella nos dio a Jesús! San Pío de Pieltrecina

Sean dichosos aquellos que, día a día, con generosidad inagotable acogen tu invitación, oh Madre, a realizar lo que dice tu Jesús. Juan Pablo II

Sedes Sapientiae, Sede de la sabiduría: Así, de la sabiduría. No de la ciencia. Así, asiento de sabiduría, María, misterio de humildad y de amor, es el asiento de toda sabiduría. Pasan los imperios, las teorías, las doctrinas, las glorias, mundos enteros, y quedan en eterna calma la eterna Virginidad y la eterna Maternidad, el misterio de la pureza y el misterio de la fecundidad. Sede de la Sabiduría, ruega por nosotros. Miguel de Unamuno

Ser la Palabra viva significa revivir en la tierra a María. Chiara Lubich

Si deseáis paz en vuestros corazones y en vuestros hogares, rezad diariamente el Santo Rosario. San Pío X

Si quieres ir al cielo, no te olvides que María es la puerta. Autor desconocido

Si se elimina a María de la Crucifixión, no se muestra fielmente aquel acontecimiento, y en consecuencia no será comprendido debidamente. Faber

Si se levanta la tempestad de las tentaciones, si caes en el escollo de las tristezas, eleva tus ojos a la estrella del Mar: ¡invoca a María!. San Bernardo

Si ustedes desean asistir a la Sagrada Misa con devoción y obtener frutos, piensen en la Madre Dolorosa al pie del Calvario. San Pío de Pieltrecina

Sin el Hijo de Dios, nada podría existir; sin el Hijo de María, nada podría ser redimido. San Anselmo

Son inmensos los beneficios que recibe el pueblo cristiano por el Rosario. SS. Urbano IV

Tal es la voluntad de Dios, que quiso que todo lo tuviéramos por María. San Bernardo

Toda la gracia que Dios había derramado en los hombres la concentró en María, símbolo de la humanidad santificada. Miguel de Unamuno

“Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús” San Marcelino Champagnat

Todo el que reza el rosario con fervor, tiene que sentir el Amor de Dios. Martín Breton

Todo lo tenemos en María. Si somos hijos, es Madre: si débiles, es fuerte; si ignorantes, es rrono de sabiduría; si tristes, es causa de nuestra alegría; si necesitados, es Madre de la gracia. Santa Francisca Chantal

Todos los pecados de tu vida parece como si se pusieran de pie. —No desconfíes. —Por el contrario, llama a tu Madre Santa María, con fe y abandono de niño. Ella traerá el sosiego a tu alma. San Josemaría Escrivá de Balaguer

Todos reciben de la plenitud de María: absolución el culpable y gracia el justo, gozo el ángel y gloria la Trinidad entera. San Bernardo

Tres paraísos ha criado Dios: uno para el hombre en estado de inocencia, paraíso terrenal; otro para el hombre en gracia, paraíso del cielo, y otro para sí mismo, María, paraíso de Dios. Autor desconocido

Un apoyo grande para vosotros, un arma poderosa contra las insidias del demonio la tenéis, queridos jóvenes, en la devoción a María Santísima. San Juan Bosco

Una madre es algo tan grande y tan hermoso  que hasta Dios mismo quiso tener una.....María! Autor desconocido

“Ven, riquísima gota del eterno rocío, para empapar el terreno seco de mi corazón”. San Trudperto, “Cantar de los Cantares”

“ Verdaderamente, ella fue fuerte y tierna, dulce y firme a la vez, olvidada de sí misma y generosa con nosotros. A Ella es a quien conviene amar y reverenciar por encima de todas las cosas, después de la Trinidad Suprema” San Buenaventura

Y todos los hombres pasados, presentes y por venir, tienen que mirar a María como el medio de su eterna felicidad y como el centro de todos los siglos. S. Alfonso María de Ligorio, Las glorias de María, I, V, 2